Cualidades a potenciar de los emprendedores, consejos de Psonríe

Sergi Marti · 05/04/2017
Compartir

imagen-blog

Cuando pensamos en startups nos viene a la cabeza las personas que están detrás de estos proyectos en los que invierten plena confianza y el máximo de recursos a su alcance. Para entrar en este mundo donde la innovación y adaptación son claves, hacen falta unas habilidades o cualidades personales para destacar en un ecosistema con mucha competencia y preparación.

Tras nuestra experiencia con emprendedores con los que trabajamos a diario hablamos con Jordi Boix, CEO de Psonríe www.psonrie.com y me parece muy interesante trasladar su conocimiento, Psonríe es una startup en la que ofrecen un servicio de orientación psicológica online de forma completamente anónima, son especialistas en los problemas del día a día y tras su experiencia en la creación de una startup, nos dan las claves para potenciar el emprendimiento a través de su conocimiento en perfiles psicológicos.

A continuación, nos explican las 10 cualidades que necesitamos potenciar para ser emprendedores, desde el punto de vista psicológico.

¿Quieres emprender un proyecto y no sabes si tienes lo que hay que tener?

Una de las funciones de la Psicología es catalogar e identificar las características que definen los tipos de personalidad. De esta manera, sabremos si reunimos las características para comenzar a emprender o tendremos que mejorar, e incluso aprender, alguna.

Ser emprendedor/a se nace, pero también se hace.


  1. Motivación y Perseverancia: Sin el impulso para realizar las acciones y la voluntad para persistir en ellas a pesar de las vicisitudes, es imposible emprender ninguna tarea por sencilla que sea.

  2. Planificación y Organización: Ten claro lo que quieres y cómo hacerlo, traza un plan y cúmplelo.

  3. Iniciativa: El emprendedor no espera a que le digan que hacer, sabe que tiene que hacer y si no lo sabe, lo averigua.

  4. Locus de control interno: La variable de aprendizaje que hace ver al emprendedor que el resultado es fruto de sus actuaciones. Las cosas buenas son responsabilidad de nuestro trabajo y las malas también, pero nos sirven para aprender y mejorar.

  5. Orientación al riesgo y tolerancia a la ambigüedad: Gusto por lo nuevo y lo que conlleva un esfuerzo y un riesgo. El que emprende no puede predecir el resultado de su trabajo, pero no le importa, lucha por conseguir su propósito hasta que se acaben las opciones.

  6. Tolerancia al fracaso: Te caes y te vuelves a levantar y si al final tú proyecto no sale, sirve de aprendizaje para el siguiente.

  7. Detección de oportunidad: Ser observador de las necesidades para llegar antes que nadie a las soluciones.

  8. Capacidad para detectar talento y delegar: Rodearse de gente que aporte lo que a uno le falta. Confiar en el equipo y dar autonomía e independencia.

  9. Autoconfianza y saber comunicar: Si tú no crees en ti mismo, nadie lo hará y si no sabes expresarlo, nadie te escuchará.

  10. Creatividad: Buscar soluciones diferentes a los mismos problemas, combinar lo que tienes para crear nuevas cosas.


Si tras leer esto, aún no estás seguro de qué tienes que mejorar o aprender, puedes realizar el Cuestionario de evaluación del Perfil del Emprendedor (CPE) y una vez que conozcas tus puntos fuertes y débiles, ponte a trabajar para mejorar tus flaquezas.

Hay muchas técnicas psicológicas que pueden ayudarte a potenciar los rasgos que necesitas para llevar a buen puerto tu proyecto, y el psicólogo puede ser tu mejor aliado en el viaje.

Esperamos que estos consejos sean beneficiosos para todos vosotros en vuestro día a día y para todos aquellos que tengáis en mente emprender un proyecto, desde Ribé Salat animamos a tomar esta decisión y poder dar soporte a vuestras ideas. Desde el departamento de innovación y acuerdos especiales queremos crecer con vosotros y poder dar soporte con nuestra experiencia.

Compartir





Síguenos en


Te recomendamos


Comentarios