giorgio-trovato-V_aWDjx2g20-unsplash

 

Los planes de pensiones son el principal vehículo de ahorro a largo plazo para que el partícipe mantenga su capacidad adquisitiva una vez finalizada su vida laboral. Un complemento a la pensión pública por jubilación, que ha cobrado más relevancia últimamente, con la sostenibilidad del actual sistema de pensiones en entredicho.

Son muchas las ventajas de canalizar el ahorro mediante un plan de pensiones, pero aprovechando que salimos de la campaña de la declaración de la renta, vengo a hablaros de sus beneficios fiscales.

Mediante las aportaciones al plan de pensiones diferimos el pago de impuestos.

La ventaja reside en que las aportaciones realizadas al plan de pensiones, restan directamente los rendimientos del trabajo y, por tanto, reducen la base imponible general sobre la que se aplica el tipo marginal del IRPF.

¿Qué significa esto? Bien, todos somos conscientes de la progresividad del IRPF, cuanto más se ingresa, más se paga. Por tanto, si reducimos la base de cotización pagaremos menos impuestos.

El ahorro resulta especialmente notorio, cuando la reducción de tu base, gracias a la aportación al plan de pensiones, logra cambiarte a un tramo del impuesto con un tipo marginal inferior.

Hay que tener en cuenta que las aportaciones no pueden superar el máximo fiscal anual permitido, fijado actualmente, en 8000€. No obstante, en el momento que te jubiles y cobres la prestación, tendrás que tributar por los ahorros acumulados, como rendimientos del trabajo.

Es este punto, el clave para hacer efectivo el ahorro fiscal. Cuando ingresamos la prestación, la tributamos a tipos marginales presumiblemente menores porque al jubilarte dejas de ingresar tu sueldo.

Por el mismo motivo, generalmente conviene cobrar la prestación en forma de rentas, porque los ingresos obtenidos serán menores y tributarán a un tipo menor. Pero, si son muchas las aportaciones realizadas antes de 2007, para las que existe una reducción del 40%, podría convenir el cobro de una sola vez o de forma mixta.

La prestación se puede cobrar en forma de rentas, capital o ambos, de forma mixta.

Resulta evidente que no existe una fórmula mágica. El ahorro mediante este método dependerá de tus ingresos actuales y futuros. Es por eso, que un buen asesoramiento que tenga en cuenta tus objetivos y tu situación personal, resulta crucial para sacar el máximo rendimiento a nuestros ahorros.

Planes de pensiones

Aunque cualquier plan de pensiones pueda servir para instrumentalizar un ahorro fiscal, no todos son iguales. Es muy importante cerciorarse de que elegimos uno acorde a nuestro perfil inversor.

En función de los activos en los que invierte cada plan, estos pueden ser de:

  • Renta fija a corto plazo: Los más seguros, demandados sobre todo como refugio para las inversiones, invierten en bonos y valores de renta fija con vencimiento promedio inferior a los 24 meses.
  • Renta fija a largo plazo: Invierte en bonos y valores de renta fija y son algo más arriesgados ya que se exponen más tiempo a las cotizaciones del mercado secundario de deuda.
  • Renta fija mixta: Ofrecen más flexibilidad ya que permiten hasta un 30% de sus activos invertidos en renta variable. Por el mismo motivo, su rentabilidad potencial y riesgo, aumentan.
  • Renta variable: invierten como mínimo un 75% del total de su cartera en renta variable. Estos son los de mayor volatilidad.
  • Renta variable mixta: son planes que invierten entre un 30% y un 75% del total de su cartera en activos de renta variable.

Además, podemos optar por Planes de Previsión Asegurados, cuya principal diferencia frente a los Planes de Pensiones es que estos aseguran una rentabilidad mínima.

Un buen asesoramiento no sólo nos ayudará a elegir el mejor plan según nuestras preferencias, también puede ayudarnos a maximizar nuestra rentabilidad traspasando los valores entre los diferentes tipos de planes según el ciclo económico.

 

Contacto

Si deseas realizar cualquier consulta, por favor completa el formulario y un especialista se pondrás en contacto contigo lo antes posible.

RibéSalat broker global de seguros y reaseguros