Existen numerosas variables por las cuales un trabajador decide desempeñar su labor profesional en una empresa u otra. El salario, sin duda alguna, sigue siendo el factor clave a la hora de tomar una decisión, aunque cada vez se tienen en cuenta otros elementos que contribuyen a la mejora de la calidad de vida del trabajador, más allá de las condiciones económicas. La conciliación familiar, un buen ambiente laboral o un proyecto de carrera profesional también suelen ser razones que el candidato valora muy positivamente.

A esta suma de elementos, es importante destacar el papel que juegan los programas de retribución flexible, los cuales, poco a poco, van ganando peso en las empresas y se configuran como un aspecto relevante a poner en la balanza. Su flexibilidad permite que el empleado pueda destinar una parte de su salario bruto a la compra de productos exentos de impuestos, como son la guardería, vales restaurante, seguro médico o ticket de transporte. Es decir, se trata de un tipo de retribución en especie con un tratamiento fiscal favorable, gracias al cual el empleado puede incluir en su nómina los servicios que necesita con la finalidad de disminuir el coste final.

Beneficios para la empresa y el trabajador

Con estos programas de retribución flexible, el trabajador aumenta su capacidad de decisión sobre la composición de su salario, ya que se adecua a sus necesidades, consiguiendo incentivos fiscales asociados que hacen aumentar el poder adquisitivo. Una medida que, además, se traduce en mayor flexibilidad y comodidad para el trabajador, puesto que la retribución en especie puede adaptarse a las circunstancias personales de cada momento.

En cuanto a la empresa, la principal ventaja es que ofrece la posibilidad de incrementar el salario neto de la plantilla sin disparar costes, lo que se convierte en un valioso activo a la hora de negociar, sobre todo para aquellas organizaciones que no disponen de la capacidad suficiente para mejorar la retribución de los empleados.

Productividad y compromiso

La imagen externa y la reputación de la compañía también se ven beneficiados con la aplicación de un programa de retribución flexible porque consolida a la marca como referente en el ámbito, no sólo frente a las compañías de la competencia, sino hacia sus propios empleados. En este sentido, la motivación de los trabajadores puede aumentar al percibir que la compañía atiende a sus demandas, hecho que repercute directamente en su productividad y compromiso con la organización. 

Finalmente, el programa de retribución flexible se erige como una poderosa arma de atracción y retención del talento. Hoy en día, es evidente que el conocido salario emocional suma adeptos e influye cada vez más a la hora de optar a un empleo. Es de vital importancia estar satisfecho con las condiciones económicas pero la mejora de la calidad de vida aportada por elementos como el programa de retribución flexible, constituye la mejor manera de equilibrar la balanza y adaptar el empleo a las necesidades de la sociedad actual.  

 

 

Contacto

Si deseas realizar cualquier consulta, por favor completa el formulario y un especialista se pondrás en contacto contigo lo antes posible.

RibéSalat broker global de seguros y reaseguros