Seguro de RC PYMES y autónomos RibéSalat-1

 

La importancia de la responsabilidad civil va mas allá de las exigencias legales necesarias para el buen funcionamiento de un negocio o el desarrollo de una actividad comercial. En este sentido, la responsabilidad civil confiere una importante protección al asegurado y un amplio respaldo en numerosas materias y casuísticas.

Esta característica hace que, independientemente de la exposición al riesgo de una empresa o de la necesidad de una póliza más común o más inusual, todas las empresas, negocios y profesiones necesiten una cobertura que se ajuste a sus necesidades y que cubran sus posibles riesgos asociados. Así, el objetivo de RibéSalat es ofrecer a nuestros clientes el mejor producto que se adapte a sus características, comprendiendo primero sus necesidades y formulando soluciones personalizadas a cada caso. 

 

La Responsabilidad Civil y la ley

El Código Civil regula las materias jurídicas civiles. En el art. 1902 de dicho Código, dice lo siguiente:

 “El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”.

Por tanto, se exige a toda persona a responder por sí misma o por aquellas de quienes se deba responder (en el caso empresarial, se refiere a empleados o dependientes).  

Esta exigencia al que ocasiona el daño es lo que se denomina responsabilidad civil y supone en primera instancia indemnizaciones económicas a los terceros perjudicados o, en los casos en los que hay disconformidades, procesos judiciales. En cualquiera de las situaciones, esta responsabilidad puede suponer desembolsos de dinero importantes que pueden poner en peligro tanto el patrimonio como la viabilidad de la empresa.

 

¿Por qué un seguro de Responsabilidad Civil?

El seguro de Responsabilidad Civil es importante porque nadie está exento de cometer errores en el desarrollo de su actividad, ni siquiera los que proveen de consejo o servicios. De esta manera, en RibéSalat entendemos que los errores pueden ocurrirle a cualquiera, incluso a los más experimentados y mejores profesionales.

Además, también es necesario comprender que no es necesario que se haya cometido un error para recibir una reclamación, que incluso puede ser infundada, pero que, igualmente, puede precisar de la ayuda de servicios legales o de un proceso judicial con costes de defensa y procesales elevados, elementos que también quedarían cubiertos si se dispone de un seguro de responsabilidad Civil.

Así, si busca poder desarrollar su actividad o profesión manteniendo los posibles riesgos a raya debe contar con un seguro de Responsabilidad Civil, que protegerá tanto su patrimonio como la viabilidad de su empresa. Además, al contratar una póliza de Responsabilidad Civil se puede centrar en lo que realmente importa: su empresa o negocio.

En este sentido, cabe destacar que todos estamos expuestos a recibir reclamaciones de terceros por daños causados:

  • El restaurante que provoca una intoxicación alimenticia en algunos de sus comensales
  • Una rotura de tubería en mis instalaciones que provocan daños por agua al local colindante.
  • Un error a la hora de presentar un recurso por parte de un abogado
  • Una negligencia médica sobre un paciente
  • El instalador eléctrico que provoca daños en el parque al caer una de las herramientas sobre el mismo.
  • Incendiar el inmueble en el que estamos de alquiler.
  • Un empleado sufre un accidente derivado de un error del empresario y fallece.
  • Un cliente entra en nuestro negocio y tropieza con un cable mal puesto sufriendo daños físicos.

 

Modalidades y Coberturas disponibles

Como podemos observar, existen múltiples tipos de Responsabilidad Civil. Es por ello que existen diferentes modalidades y distintas coberturas para hacer frente a las mismas. A continuación, enumeramos las principales, sin que sean todas las existentes en el mercado asegurador:

  • Responsabilidad Civil Explotación o Empresarial: Ampara los daños materiales y personales y las consecuencias económicas de los mismos, por el desarrollo de una actividad empresarial.
  • Responsabilidad Civil Profesional: Ampara entre otras cosas los errores u omisiones y los perjuicios económicos directos sin necesidad de que existan previos daños materiales o personales.
  • Responsabilidad Civil por accidentes de trabajo: ofreciendo una cobertura al empleador en caso de responsabilidades derivadas de accidentes de sus empleados y/o personal dependiente.
  • Responsabilidad Civil de productos: Ampara la responsabilidad derivada de los daños que haya podido provocar un producto fabricado, distribuido o comercializado por el Asegurado. Dentro de la garantía de RC de productos, pueden ampararse adicionalmente los costes de tener que retirar un producto por haber ocasionado daños o existir un peligro potencial de que los cause (Retirada de producto), lo daños derivados a un producto final fruto de una mezcla o transformación mediante la incorporación de su producto (Unión y mezcla).
  • Responsabilidad Civil por trabajos o servicios prestados: Que ofrece cobertura ante posibles reclamaciones derivadas de daños materiales y/o personales que hayan podido causar un trabajo realizado.
  • Responsabilidad Civil Locativa: Amparando lo posible daños que se ocasiones al inmueble arrendado por el desarrollo de nuestra actividad en el mismo.

Contacto

Si deseas realizar cualquier consulta, por favor completa el formulario y un especialista se pondrás en contacto contigo lo antes posible.

RibéSalat broker global de seguros y reaseguros