En un entorno como el actual, con los precios disparados y la pérdida de poder adquisitivo a la orden del día, se hace necesario recurrir a instrumentos que faciliten una cierta inmunización frente a la inflación.

El pasado mes de octubre, el IPC registró un aumento interanual del 7,3%, habiendo alcanzado un pico de casi 11 puntos en el mes de julio, según las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE). En contraposición, los datos del Ministerio de Trabajo apuntan a que la subida de los salarios en España en 2022 ha sido del 2,6%, una cifra muy inferior. En definitiva, mientras que el IPC ha superado el 10%, los salarios brutos apenas han crecido un 4,3%, lo que se traduce en una realidad: los sueldos no son capaces de seguir el ritmo de subida de precios y los empleados tienen menos dinero para hacer frente a los gastos del día a día.

Como solución a esta diferencia y en paralelo a la búsqueda de fórmulas para gestionar los aumentos en sus partidas, muchas de las empresas del país están implementando mecanismos a medio y largo plazo para tratar de mantener la capacidad económica de sus trabajadores, todo ello sin disparar los costes.

Compensación alternativa mediante Ticket Restaurante

Para responder a las nuevas necesidades y capacidad financiera de sus plantillas, las compañías pueden implementar planes de retribución flexible y beneficios sociales, que consiguen aumentar la capacidad adquisitiva de los profesionales sin modificar directamente su base salarial. Con este modelo de compensación, los empleados pueden contratar diferentes productos y servicios directamente desde su sueldo, y consecuentemente, lograr un ahorro.

Es el caso de los vales de comida, que en forma de tickets restaurante o tarjetas, forman parte de los pagos en especie que algunas empresas realizan a sus empleados a través de beneficios sociales o retribución flexible. A través de este servicio, las compañías ofrecen a sus empleados una ayuda para el pago total o parcial de sus comidas diarias sin carga fiscal (IRPF), hasta una cantidad de 11 euros por día laboral durante 20 días al mes. Al año, 2.640 euros.

Sin embargo, la inflación está repercutiendo sobre los precios del menú, por lo que estos 11 euros ya no bastan para pagar el menú en algunos lugares de España. Según los últimos datos recogidos por Hostelería de España, el menú diario cuesta de media en España 12,8 euros. En ciudades como Valencia, Sevilla, Zaragoza, Murcia, Málaga, Palma o Bilbao supera la barrera de los 13 euros, y en Barcelona y Madrid, roza los 14 euros.

Frente a esto, varias entidades defienden una subida del máximo exento de los vales de comida hasta los 13 euros, ya que es una cifra que se ha mantenido invariable en desde 2018. Así, el aumento contribuiría a que los usuarios de este servicio que trabajan en grandes ciudades, como Madrid o Barcelona, dejaran de costear la diferencia del precio del menú con la parte imponible de su salario.

Además de los vales de comida, los planes de retribución flexible de las empresas pueden incluir productos relacionados con el ámbito de la salud, como seguros médicos, bonos gimnasio o atención psicológica; productos financieros, como planes de pensiones o seguros de jubilación; productos para cubrir los gastos diarios, como los bonos transporte; y productos para la conciliación, como los cheques guardería.

Calcular el ahorro

Se calcula que, al estar exentos de IRPF, este tipo de beneficios pueden suponer para los trabajadores un ahorro importante, ya que la ley permite dedicar hasta un máximo de un 30% de su salario bruto a este tipo de productos. Dicho de otra manera, gracias a la retribución flexible, un trabajador con un salario anual de 30.000 euros puede ahorrar, de media, hasta 2.500 euros. No obstante, el ahorro fiscal por acogerse a este tipo de exenciones dependerá de cada trabajador y circunstancia personal.

Para conocer el ahorro fiscal que se puede conseguir destinando una parte del salario bruto a la compra de productos exentos de impuestos, existen herramientas online como el Simulador de Retribución Flexible de RibéSalat que, tan solo con indicar el salario bruto anual y rellenar los datos solicitados en cada apartado, calcula el salario neto mensual perceptible en el caso de ser beneficiarios de un plan de retribución flexible.

Contacta con nuestros especialistas
Hablemos sobre tus necesidades.